¿Hablamos? - CONTACTO

© 2017 Por Paula Maceiras.

MEDIACIÓN

¿QUÉ ES LA MEDIACIÓN?

Es un medio de resolución de conflictos más rápido, menos costoso y que favorece preservar la posible relación de futuro entre las partes.  
 
Se persigue, por tanto, fomentar la resolución amistosa de litigios con la ayuda de una tercera persona imparcial, el mediador, profesional al que nos podemos dirigir.

Hay muchos países, como EE.UU., o Argentina, donde la mediación es una forma habitual y común de resolver conflictos, es más, su uso va en aumento. La mediación en España cada vez empieza a ser una alternativa más necesaria, y se observa esta trayectoria en todos los ámbitos;

EMPRESAS
  • Las empresas están incorporando protocolos de resolución de conflictos.

  • El coste del conflicto es tan elevado que es imperioso trabajar la gestión del conflicto.

FAMILIA

  • Los juzgados de familia están derivando cada vez más casos a servicios de mediación.

COMUNIDADES

  • Los ayuntamientos impulsan servicios de mediación comunitaria.

  • Las escuelas incorporan educación emocional y resolución de conflictos.

  • La justicia restaurativa da muy buenos resultados en el ámbito penal.

  • Por primera vez se ha aprobado una ley que obliga a pasar por mediación/arbitraje en el ámbito hipotecario.

 

ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

  • El papel preponderante de las administraciones frente a los administrados se ve atenuado con la figura del mediador ya que trata de equiparar ambas posiciones.

  • El mediador se convierte en el interlocutor ideal entre las partes sin lesionar ningún derecho que se vea comprometido o afectado.

EL MEDIADOR

La persona mediadora es una experta en comunicación que consigue transformar posiciones cerradas, originadas desde los sentimientos enfrentados y momentos difíciles, a posiciones que consigan velar por los verdaderos intereses de cada una de las partes. Mediante diferentes técnicas, se consigue que las partes implicadas puedan ponerse en la situación del otro (la empatía) y que puedan entender el porqué de su posición actual, lo cual no quiere decir necesariamente que se esté de acuerdo con el otro punto de vista.

 

El Mediador es un profesional cualificado, imparcial y neutral, sin poder de decisión, sujeto a la confidencialidad y secreto profesional, que interviene previo requerimiento de todos los interesados involucrados en el conflicto a gestionar de manera positiva sus desacuerdos y diferencias, para que por ellos mismos lleguen a acuerdos, sobre el problema que les afecta, que beneficien los intereses y necesidades de cada una de las partes.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA MEDIACIÓN

Voluntariedad: Las personas que acuden a la mediación tienen que hacerlo de manera voluntaria, igual que pueden abandonarla en cualquier momento.

Confidencialidad: Todo lo que se habla en mediación es totalmente confidencial.

Imparcialidad y neutralidad: La función del mediador es imparcial. No beneficiará de manera especial o diferenciada a ninguna de las partes ni se posicionará sobre el objeto de la mediación. Su objetivo es trabajar de manera equitativa con las partes.

Protagonismo durante el proceso de las partes que participan en la mediación: Las protagonistas son las partes inmersas en el conflicto, no la persona mediadora, y serán ellas las que decidirán qué es mejor por ellas, sin ningún tercero que imponga una situación.

Más rápida y económica que un proceso judicial.

Satisfacción personal. Cuando se participa activamente en la resolución de un conflicto, la sensación que queda es la de satisfacción, la de crecimiento personal. Y realmente hay que ser valiente para afrontar el proceso, y esta valentía se traduce en satisfacción.